• marcelacbreakmkt

Maybelline transformó la experiencia de compra con Realidad Aumentada

La situación que estamos viviendo debido a la pandemia presentó múltiples desafíos para las marcas y la tecnología se convirtió en su aliada número uno para superarlos.

Para garantizar el éxito de un negocio en el futuro, hay que reinventarse, si o si y muchos supieron como aprovechar esta crisis y verla como una oportunidad para seguir cosechando éxitos.


El confinamiento ha obligado a las personas a modificar sus hábitos, desde la manera en la que trabajamos hasta en el cómo nos relacionamos. Debido a esto, la industria de la cosmética ha sufrido fuertes golpes. El maquillaje dejó de ser el protagonista en esta nueva realidad en la que las personas están obligadas a permanecer en sus casas, así como el uso de las mascarillas. Este último dato repercute en el rubro de los labiales, generando una caída en el uso y la venta de este producto.


Aparte de todo, los testers en los puntos de venta dejaron de ser una opción, debido a la seguridad sanitaria. Esto generó un cambio radical en la decisión de compra de los consumidores.

La pregunta que se hizo Maybelline Argentina fue ¿Cómo podrían los consumidores probarse los tonos de ahora en adelante? Cuando la pandemia por COVID-19 se interpuso al lanzamiento de cuatro nuevos tonos de labiales de la línea Mate Ink, la empresa trabajó en una estrategia, con ayuda de Google, usando la realidad aumentada, guiándolos por medio de un video de YouTube.

El plan consistió en que los clientes pudieran probarse los nuevos tonos de manera virtual mediante un anuncio de TrueView for Action.

Maybelline ya contaba con la tecnología de realidad aumentada para ofrecer la prueba de sus productos en su página web, pero este proyecto se convirtió en uno de los más innovadores de los últimos tiempos al poder incluirla en sus campañas.


De esta manera es como nace la primera campaña de este tipo en Latinoamérica, siendo una de las cinco campañas pioneras en el mundo. La solución se implementó en solo cuatro semanas.

“Nos pareció muchísimo mejor que los usuarios pudiesen probar el producto dentro de la misma pieza de comunicación y eso fue posible gracias a la tecnología de Google”.

“Nuestros planes de lanzamientos apenas se vieron modificados. De hecho, el escenario aceleró nuestra migración hacia el e-commerce y hacia la prueba virtual para dejar de usar testers físicos”, dijo Carola Garibaldi, gerente Marketing Categoría Maquillaje en L'Oréal.


La campaña de video se corrió solo en celulares y duró 30 segundos en total, de los cuales 20 fueron destinados a la prueba virtual, y los resultados superaron las expectativas. La campaña registró más de 6 mil activaciones y más de 14.000 tonos probados.


“En L’Oreal, siempre estamos abiertos a probar nuevos formatos para conseguir mejores resultados. En un contexto donde los consumidores declararon que van a prescindir del uso de testers, poder integrar la prueba de producto en nuestras piezas de comunicación nos permitió acompañar al consumidor y, además, mejorar la conversión”, agrega Garibaldi.

Tras el éxito de la campaña, el CMO regional y el director de Medios de la compañía decidieron expandir el producto a todos los mercados de Latinoamérica. El camino puede ser duro pero no imposible. Al mantener la experiencia del comprador a la vanguardia y acelerar la innovación en sus negocios, las marcas inteligentes pueden prosperar incluso en los momentos más impredecibles.